Rebaja en las tasas de interés, ¿buenas o malas noticias para país? ¿y para mi?

Publicado por el

Blog Académico

Hace unas pocas semanas la Reserva Federal (Banco Central de EE.UU.) decidió realizar un recorte de tasas de interés, dejándola entre 2% y 2,25%, fenómeno que no ocurría desde hace más de una década. Más allá de las razones que hayan impulsado esta decisión, es importante ver las implicancias que esto pudiese tener sobre nuestra economía, y más aún, sobre nuestra economía personal.

La bajada en las tasas de interés a nivel internacional, unido a un débil desempeño económico del país, hizo que el Banco Central de Chile tomara una decisión parecida a la de la FED, quedando la tasa de referencia en 2%, en línea, con las expectativas del mercado respecto de este punto. Ahora bien, el objetivo detrás de esta decisión no es sino el de dar un reimpulso a la economía nacional, de manera de propiciar la inversión de las empresas y el consumo local, lo que se traduciría en “mayor actividad económica y mayor empleo”, tal como lo señaló el Ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, en jornadas anteriores.

Este impulso, buscado a través de la tasa de interés, surge en medio de las sucesivas rebajas en las expectativas de crecimiento para Chile, es decir, tanto la actividad económica y de demanda interna crecieron (y lo han venido haciendo) por debajo de lo esperado.

No obstante, a nivel personal, la rebaja de tasa de interés en Chile, pudiese ser una buena noticia, pues traerá consecuencias sobre tasas de créditos hipotecarios y de consumo, lo que impacta directamente a las personas. Esto no sólo para nuevos créditos, inversiones familiares o compra de vivienda, por ejemplo, sino que podría dar chance para que antiguos créditos, sobre todo hipotecarios, sean refinanciados, en nuevas y mejores condiciones, favoreciendo la posibilidad de rebajar el plazo del crédito o la disminución de la cuota. Por ejemplo, refinanciar un crédito de 3.500UF, a 25 años, podría representar una disminución de $100.000 de diferencia, aproximadamente, en el dividendo mensual (considerando una tasa inicial de 4,5%, refinanciado al 2,5%). La recomendación de los expertos para llevar adelante esto es que la nueva tasa sea de al menos 1% menor a la antigua y no se haya pagado más del 50% del crédito.

Refinanciar un crédito hipotecario, como es sabido, tiene altos costos de realización, pues se debe realizar todo el proceso hipotecario nuevamente, sin embargo, algunas instituciones financieras están ofreciendo alternativas para reprogramar créditos hipotecarios, manteniendo todo constante y sólo modificando la tasa de interés. Este proceso es mucho más rápido y mucho menos costoso, pues sólo consiste en realizar una anotación a la escritura hipotecaria.

Por otra parte, podría ser este el momento adecuado para refinanciar deudas con tarjetas de crédito. Por todos es sabido, que las tasas de interés de las tarjetas de crédito son las más altas, tasas que pudiesen superar el 20%.

Ahora bien, el ahorro familiar será siempre una buena decisión, pero en este momento el ahorro no debiese buscar la banca como alternativa. Si bajan las tasas de interés de créditos, también lo harán las tasas de las alternativas de ahorro. La sugerencia, en este caso, es ir en busca de otras alternativas de inversión, más rentables, la compra de una propiedad, por ejemplo.