¡Otra vez, los Impuestos!

Publicado por el

Blog Académico

El tema tributario siempre genera inquietud en la opinión pública, situación comprensible, toda vez que, de una u otra forma, tiene incidencia en el bolsillo de los contribuyentes. El Estado, necesita dinero para implementar programas sociales y proyectos yuna forma de obtenerlo es a través de los tributos, por lo que un sistema tributario eficiente es necesario.

Este tiene varios componentes, entre ellos, el Impuesto a la Renta con dos categorías; la primera, que grava la renta de las empresas y, la segunda, que incluye el Impuesto aplicado a las rentas de las personas. Otra parte que lo integra, dice relación con el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Ambos tributos conforman la gran fuente de recaudación del Estado.

Al asumir el actual gobierno, se presentó un proyectode modernización al sistema tributario, que comenzó a ser discutido en el congreso en septiembre de 2018. La última actualización ocurrió en 2014 y, en 2016, sufrió una modificación vigente en la actualidad. Este tuvo la virtud de poner el centro de atención a las empresas de menor tamaño y, entre otras medidas, el establecimiento de dos regímenes para la tributación de empresas y el régimen simplificado del articulo 14 ter. El nuevo proyecto contempla un régimen especial para Pymes y un régimen integrado para las demás empresas.

Respecto del IVA y con el fin de evitar el alto nivel de evasión, se propone la obligatoriedad del uso de boleta electrónica, es decir, que se deje de usar boleta de papel y se aprovechen los beneficios de registrar operaciones electrónicamente. Con el uso de tecnología, se espera que los negocios puedan informar sustransacciones y el impuesto que les afecta, de forma más expedita al ente fiscalizador (SII). Uno de los temores que existen sobre esta medida, es que podría significar un alto costo pues,se tendría que invertir en algún dispositivo que permita realizar lo que se pretende.

Otro punto novedoso es que se intenta gravar las actividades de las plataformas digitales que operan desde el extranjero (no el comercio digital), de manera que todos estos servicios sean gravados los que, hasta ahora, no pagan impuestos.

También se incluye la creación de una Defensoría del Contribuyente. Esta entidad dependerá del Ministerio de Hacienda y su objetivo será velar por el respeto y observancia de los derechos del contribuyente en su relación con el SII.

Por otro lado, un aspecto no tocado en el proyecto dice relación con el régimen de renta presunta. Es un régimen especial de tributación y las empresas acogidas a él cuentan con el beneficio de tener menos obligaciones tributarias. La reforma de 2014 acotó la aplicación de éste. No obstante, con la nueva propuesta se esperaba su eliminación.

El proyecto está en plena discusión y vale la pena entender estos conceptos. Desde la oposición, han exigido el cumplimiento de ciertas condiciones para dar su aprobación. Por su parte, el sector empresarial esperaba que, enero, fuera el mes clave para aprobar esta reforma, ya que ello les permitiría, a partir de marzo, comenzar con las inversiones programadas.

Ojalá se pueda dar un debate en el que se dejen de lado las diferencias políticas y se busque lo mejor para el País, de manera que el Estado y los Gobiernos, puedan disponer de herramientas y recursos suficientes para financiar los proyectos y programas comprometidos.