Estudiantes de Ingeniería Comercial expusieron informes finales del curso Desafío Empresarial

Publicado por el

Noticias

Este ramo, junto a la práctica profesional, marcan la finalización del proceso formativo de los estudiantes de Ingeniería Comercial, los que una vez aprobados, están en condiciones de recibir su título profesional y la licenciatura correspondiente.

Esta semana y en presencia de empresarios, académicos y estudiantes, se realizaron las exposiciones finales del ramo, del plan cuatro de la malla de Ingeniería Comercial de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas (FACEA) de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), Desafío Empresarial, oportunidad en la que los diferentes grupos de estudiantes mostraron el resultado de la asesoría que, durante el primer semestre de 2017, realizaron a Mipymes de la Región.

Rodrigo Díaz, profesor responsable del curso, explicó que “este curso que se caracteriza porque, por un lado, los estudiantes tienen la posibilidad de integrar todas las materias que han estudiado durante la carrera y, por otro lado, están obligados a salir a terreno, instancia en la deben convencer al empresario, de que ellos son capaces de plantear soluciones concretas, a un problema que no está en los libros, no está pauteado, si no que es un problema propio de cada empresario”, puntualizó.

Así lo corroboró el estudiante de Ingeniería Comercial, Freddy Frossini, que junto a su grupo asesoró a la empresa AVANTI. “Trabajar con una empresa real en la última etapa de la carrera implicó aplicar todos los conocimientos adquiridos durante los periodos anteriores”, agregando que lo que ellos hicieron, específicamente, fue “un análisis interno y externo que nos permitió conocer el entorno de la empresa y la situación en cómo está se encontraba, hicimos visitas, trabajamos en conjunto con los trabajadores y mejoramos el proceso operacional otorgando mayor eficiencia”.

Para este equipo, la experiencia fue enriquecedora. “Logramos que este gran desafío fuera resuelto de la mejor manera, gracias a las habilidades y conocimientos de cada uno de los integrantes”. Frossini dijo además que, “personalmente creo que me ayudó avanzar en mis logros profesionales y a tener una mirada más amplia hacia el futuro”.

En la misma línea, Matías Cisternas, estudiante de Ingeniería Comercial e integrante del grupo que asesoró a la empresa Green Salad, de Quillón, dedicada al cultivo de hortalizas hidropónicas, dijo que, “esta fue una experiencia súper enriquecedora, ya que nos permitió poder ver durante un semestre como se desempeña una empresa real y no ficticia o multinacional, como estamos acostumbrados a verlo en la teoría, es decir, con todos los problemas a los que se ve enfrentada. En particular, nosotros tuvimos que ver de qué forma podíamos ser una contribución para el empresario y realizar un verdadero aporte”, señaló Cisternas, “entregando un estudio que aborde estas problemáticas con soluciones concretas y que generen un impacto en el corto plazo para ésta”, concluyó.

Por otro lado, Rodrigo Pérez, administrador de TURBOMAX, empresa dedicada a la venta, mantención y reparación de Turbos, se mostró satisfecho con lo realizado por los estudiantes de FACEA, argumentando que, “fue un buen trabajo, porque los jóvenes dieron con el punto y cumplieron con el objetivo. Se percataron de que, si bien, había poco rubro, la incorporación de uno de los empleados de la empresa al área de ventas, permitiría el crecimiento de ésta”. Así mismo, destacó la posibilidad de que la Universidad se acerque a la MIPYME, ya que esto les permitiría saber o confirmar, si el trabajo que ellos están realizando es rentable o no, lo que, sin duda, dijo, es muy positivo para estas organizaciones.

Para Beatriz Aguilera, representante de la Librería Morandé 80, de Concepción, la asesoría que realizaron los estudiantes fue bien evaluada. “Me pareció un trabajo muy interesante, para nosotros fue una experiencia innovadora, porque es primera vez que algo así se lleva a cabo en nuestra empresa y la verdad, es que los jóvenes fueron muy minuciosos, insistentes y perseverantes en reunir la información, en tener reuniones conmigo y con el dueño de la empresa también, para efectivamente recopilar toda la información que necesitaban”. Para esta empresa, como lo menciona Aguilera, la oportunidad de que la Universidad se acerque a organizaciones de sus características, es una excelente instancia, ya que les entrega la posibilidad de que les proporcionen soluciones reales, acerca de cómo enfrentar el futuro de la empresa.

El curso Desafío Empresarial es un ramo que está vinculado al Centro Regional para la Competitividad y Emprendimiento de la Mipyme de la UCSC, CRECE+PYME. Esto, permite que la Facultad y sus estudiantes, a través de este ramo, puedan apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas, fomentando su desarrollo y el de la Región, convirtiéndose en un aporte a la economía regional.