Emprender en tiempos de crisis…

Publicado por el

Blog Académico

Uno de los factores más relevantes que pueden afectar al emprendimiento, son las condiciones económicas de un país. Chile ha venido encadenando un periodo de tres años de desaceleración económica, y de acuerdo al Reporte GEM Chile 2015, la tasa de emprendimiento (TEA) comienza a notar un leve descenso en los últimos años. Estos datos no deberían ser extraños en la situación actual, ya que en tiempos de crisis, los emprendedores tienden a adoptar una postura más conservadora. Sin embargo, no todo es negativo, ya que estos periodos también abren buenas oportunidades para emprender. De hecho, existe un número importante de emprendedores que aún, en condiciones de incertidumbre económica, prefieren asumir riesgos e iniciar un nuevo negocio. La primera pregunta en la que debemos reflexionar en este caso es: ¿Qué es lo que les diferencia del resto de emprendedores que deciden no emprender en estos periodos?…

Los expertos en Emprendimiento, señalan que la identificación de las oportunidades y la intención de emprender, son dos de las principales características que poseen los emprendedores potenciales. Los expertos coinciden, además, que ambas dimensiones se ven afectadas por los ciclos económicos. Esto se puede corroborar desde el Reporte GEM 2015 de nuestro país, que muestra que, a pesar de que la población ha ido desarrollando sus habilidades emprendedoras, su intención emprendedora se ha estacando y sus percepciones sobre las oportunidades para emprender ha decaído de forma notable en los últimos 3 años. Por otro lado, los periodos de crisis económica, que usualmente se asocian a tasas de desempleo mayor, estimulan a los emprendedores motivados por necesidad, en desmedro de aquellos motivados por oportunidad. Nuevamente, el Reporte GEM Chile 2015, respalda esta afirmación, ya que, en el último año, los emprendedores movidos por necesidad han aumentado en casi un 10%.

Aunque no hay un criterio común entre los expertos, existe una amplia parte de ellos que señala que los emprendedores por oportunidad son más exitosos, más innovadores y tienen más probabilidades de crecer, y por tanto, en periodos de crisis, aportan significativamente al crecimiento económico de un país. Probablemente estos emprendedores poseen experiencias, habilidades y conocimientos adecuados que les permite identificar ciertas ventajas para emprender a pesar de una situación económica desfavorable.

Pero, ¿cuáles son esas ventajas?

Pese a que aún no se estudian en profundidad, una de estas ventajas podría ser que en periodos de crisis se produce una disminución de la competencia, ya que no todas las empresas establecidas están preparadas para estos periodos ocasionando su descontinuación. Esta disminución de la competencia aumentará las posibilidades de éxito de los emprendedores. Una segunda ventaja, es que las empresas nacidas en estos periodos, podrían adquirir cierta flexibilidad que les permita, en periodos de crisis, tomar decisiones de una manera rápida y flexible. Evidentemente y muy asociado a lo anterior, el iniciar un negocio en tiempos de crisis, podría permitir al emprendedor adquirir una experiencia valiosa de cara a los futuros periodos de incertidumbre. Evidentemente estos periodos permiten a los emprendedores adquirir – desde la experiencia – nuevos conocimientos. Por otro lado, estos periodos podrían hacer valorar a los clientes de una manera distinta, ofreciéndoles una mejor atención, además de productos más innovadores y probablemente de mejor calidad. Finalmente, es probable que en estos periodos los gobiernos fomenten la actividad emprendedora, en este caso los emprendedores podrían aprovechar también los distintos subsidios que otorgan sus respectivos gobiernos.