Mercados saludables: condiciones de libre competencia, sistemas efectivos de fiscalización y ética empresarial

Publicado por el

Blog Académico

Nuevamente hemos sido testigos de un caso de colusión, esta vez en manos de las dos mayores firmas de papel tissue, las que con cerca del 90% de participación de mercado, se coluden para fijar precios y asignarse cuotas de mercado.

Este comportamiento de cártel, genera barreras a la entrada de nuevos competidores, produciendo una competencia desleal y con ello afectando directamente a los consumidores y la confianza en el funcionamiento del mercado en general.

Esta falta de ética empresarial ha llevado a exigir mayores penas a los involucrados. Obviamente que el establecer fuertes sanciones a quienes atenten contra la libre competencia ayuda a reducir el incentivo a realizar dichas prácticas, pero también es clave fortalecer y mejorar las condiciones para evitar que éstas se produzcan, generando así mercados más sanos.

Si hacemos una analogía, esto se podría traducir en cómo resolvemos un problema de salud cuando se presenta una enfermedad. Si bien podemos tener elementos para curarla, siempre sería preferible, en primer lugar, invertir en formas de evitar que se produzca la enfermedad.

En nuestro caso, necesitamos generar las condiciones para evitar que se produzca esta enfermedad (colusión) y así no tener que recurrir a distintas formas para solucionarla (sanciones). ¿Cómo se logra? A través de un trabajo conjunto entre el gobierno, instituciones formadoras, y la sociedad en general.

Si consideramos el caso del suministro eléctrico, observamos cómo en un mercado que estaba históricamente dominado por un bajo número de empresas, la incorporación de nuevos actores (las energías renovables no convencionales, ERNC) puede generar una mayor competencia y con ello cambios en los precios de las futuras licitaciones. Ya el resultado de la última, llevó a que el precio se redujera a 79 US$/MWh, lo que si bien, se vio favorecido por las caídas en el precio del petróleo y los cambios a la ley de licitaciones, esto fue resultado, en mayor medida, por el incremento de nuevos actores en el mercado, todos ERNC.

Con ello, las condiciones favorables que se presentaron al mercado, llevaron a que el precio de licitación fuese más bajo a los del año anterior, lo que se podrá traducir a futuro, en mejores condiciones de precios para el usuario final.

Es por ello, que el poder establecer condiciones para la libre entrada y salida de actores en los diferentes mercados, junto a sistemas efectivos de fiscalización para asegurar la libre competencia, y el volver a tener la ética como principio que mueva nuestras acciones, constituyen las herramientas clave para no se vuelvan a producir hechos como los que hemos conocido en el último tiempo y así recuperar la confianza en los mercados.